miércoles, 26 de marzo de 2014

Batalla del 30 de marzo


Escrito por Joselyn Martínez; Puerto Plata Digital   
Este acontecimiento histórico se llevo a cabo en la ciudad de Santiago, el 30 de marzo de 1844. Pero antes de ejecutarse los dominicanos involucrados en el mismo, realizaron algunos preparativos que consistían en obtener dinero para comprar armas.

Ramón Matías Mella y Pedro Mena para tal causa consiguieron donativos muy significativos de personas pudientes de la ciudad, mientras que, personajes como: Ciprian Mayol, Juan Luis Bidó, Ramón Bidó y otros dominicanos que apoyaban la lucha aportaron recursos económicos no de menor importancia.

El apoyo que se le ofrecía a esta batalla, no era sólo económico sino que también hubo un respaldo moral-cívico por parte de muchos dominicanos que estaban dispuestos a dar la vida si era precioso por su patria.

Los refuerzos empezaron a llegar desde la ciudad de Baní, bajo el mando del Coronel Ramón Santana, mientras que por otro lado Francisco Antonio Salcedo tenía como principal objetivo evitar el avance de las tropas haitianas dirigidas por Jean Louis Pierrot hacia Santiago.

Salcedo estableció su cuartel general en Escalante, cerca de Dajabón pero no pudo evitar el rápido avance de Pierrot y su ejército. Este tomó a Dajabón el 23 de Marzo de 1844 hecho que despertó la existencia de un clima de terror en Santiago, y por otro lado se sumaba la situación manifestada con la partida de los ejercicios del general Pedro Santana.

Ramón Matías Mella inmediatamente hizo acto de presencia para organizar la defensa en San José de las Matas.

El plan de ataques del ejército haitiano fue dado a conocer a Ramón Matías Mella por un comerciante llamado Theodore  Stanley Heneken, tomando el riesgo de perder la vida.

El 27 de Marzo del mismo año, fue llamado por la Junta de Gobierno Dominicano el general José Maria Imbert, que en ese entonces era comandante de operaciones en Santiago, con el fin de que organizara el contraataque a los haitianos, oferta que este aceptó.

Imbert, puso manos a la obra, atrincheró la ciudad, construyó fosos, además de tomar medidas de precauciones que le facilitaran la victoria.

José Maria Imbert, fue acompañado por oficiales de la talla de Pedro Eugenio Pelletier, jefe de la línea principal, Archielle Michell, encargado de la Defensa del Fuente Libertad, el comandante Ángel Reyes, Ramón Franco Bidó, José Nicolás Gómez, Fernando Valerio López, los artilleros José M. López, Lorenzo Mieses, Dionisio Mieses, José Gómez Mallot, Toribio Ramírez, Marcos Trinidad López, entre otros dominicanos, dispuestos a defender el terreno santiaguense. El general Imbert hizo un manejo apropiado del lugar donde se iba a efectuar la lucha.

El 29 de Marzo, al caer la tarde, el general Pierrot separó sus tropas y procedió a acercarse a la ciudad de Santiago de los Caballeros con más de 2,000 soldados en cada columna. Según testigos oculares antes del amanecer, “entró a la ciudad un desfile militar de música por el Fuerte Libertad”. El ejército invasor se resguardó en Gurabito y el defensor dirigido por José M. Imbert aguardó en el fuerte Dios, Patria y Libertad situado frente a la sabana de Santiago de los Caballeros.
La Batalla

La batalla inició después que Imbert y sus tropas cruzaron el río Yaque del Norte para atrincherarse a su derecha y dirigirse hacia el camino de la Herradura.

El enemigo atacó y fue embestido por Imbert en el fuerte “Dios, Patria y Libertad” frente a la Sabana de Santiago de los Caballeros. Los haitianos hicieron un nuevo contraataque que fue expulsado por la artillería dominicana y la fusilaría de Fernando Valerio López.

Los haitianos lanzaron un ataque desesperado y fueron derrotados con los cañones del fuerte “Dios, Patria y Libertad” y por la resistente infantería de Fernando Valerio López.

El grupo de los Andulleros de Fernando Valerio López jugó un papel eminente en el triunfo logrado por los dominicanos, aunque muchos de estos soldados murieron con sus lanzas en las manos, muchos otros no se rindieron y continuaron la lucha.

Las tropas dominicanas vencieron a los haitianos pero este triunfo no marcó el fin de enfrentamientos. El enemigo no se dio por vencido y continuó en sus planes de invasión. Aunque llevaron a cabo varias campañas militares para lograr su objetivo, nunca lograron vencer a los dominicanos.

Es propicio mencionar, que la República Dominicana es un país donde han nacido grandes figuras que han hecho frente a extensas batallas como: La lucha por la Independencia Nacional el 27 de febrero de 1844, la Batalla del 30 de Marzo del mismo año y la Guerra Restauradora el 16 de Agosto de 1863, que tuvo como propósito devolvernos la soberanía que perdimos cuando Pedro Santana anexó el país a España en el 1861 – 1865.

Personajes de la índole de: Juan Pablo Duarte, Ramón Matías Mella, Francisco del Rosario Sánchez, José Maria Imbert, Fernando Valerio, Santiago Rodríguez, Benito Monción, Gregorio Luperón y otros no menos importantes deben ser recordados como los grandes héroes que fueron.

Si hojeamos, hojeamos y hojeamos páginas atrás nos podremos percatar que nuestro país es el resultado de arduas luchas, que muchos dominicanos libraron con el fin de regalarnos una Republica libre e independiente del dominio extranjero.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario