miércoles, 15 de enero de 2014

El maestro no es engreído, solo demuestra a sus alumnos que el saber no es cuestión de presumir sino de conocer que no por lucir somos sabios.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario